MOVILIDAD REDUCIDA: CAUSAS, CÓMO SEGUIR ACTIVO Y SALUDABLE

¿Te encuentras ante el desafío de mantener una salud y vida activas con Movilidad Reducida? Si es así, tranquilo, hay muchos modos de conservar tu bienestar físico y mental a pesar de la limitación de salud. Sigue leyendo para conocer cómo lograrlo. Te sorprenderás como miles de personas han llegado a alcanzar el éxito, después de perder un porcentaje de su movilidad.

, Movilidad reducida

Movilidad Reducida

Las personas con movilidad reducida, en algunos casos también son llamados discapacitados. Existen diferentes categorías de Movilidad Reducida; la que más afectan es cuando dificultan gravemente el uso de transportes colectivos o impiden deambular al ritmo de las grandes masas por una discapacidad física. Estas pueden ser por causas: sensorial, intelectual, mental, auditiva, psicosocial o múltiple. Estas personas pueden realizar sus actividades sola, pero no de igual manera que lo hacían antes de limitada la capacidad causada por accidentes laborales, enfermedades, caídas y más.

La movilidad reducida puede afectar a una persona en: diferentes edades, recursos económicos, lugar donde viva, profesiones, oficios; esta son secuelas de una afección en cualquier órgano o sistema corporal; pueden ser permanente o temporalmente. Cada día aumentan las cifras de personas con movilidad reducida que son capaces de moverse sin ayuda, sin embargo, estas requieren de una atención individual; según el lugar donde vivan y sus recursos económicos, para incorpóralos a las áreas productivas según su rendimiento físico. Muchos pueden tener o no una discapacidad y tener éxitos en una carrera o emprendimiento.

En primer lugar, debes conocer tus límites y actuar en consecuencia. Esto quiere decir que tendrás que adaptar tu rutina a las necesidades individuales del momento. Si notas que los ejercicios se hacen difíciles, intenta descansar mientras te masajeas para aliviar los dolores musculares este y evitar lesiones. Por ello, es importante contar con el apoyo de un profesional adecuado. Mantener una vida activa ayuda a prevenir el desarrollo de varias enfermedades; además esto no impide que puedas realizar actividades deportivas acuáticas, como natación y ejercicios en la piscina para mantener tu cuerpo saludable. También puedes ejercitarte a través de clases de yoga o Pilates; estas actividades mejorarán la respiración, la flexibilidad y practicas de terapia grupal.

, Movilidad reducida

Causas

En las últimas décadas se ha aumentado los factores que causa la movilidad reducida por accidentes laborales, estrés y falta de ejercicios. El exponerse a largas jornadas de trabajos, ejercicios físicos y problemas de alimentación como el sobre peso son las causas más comunes de esta condición. Según la Organización Mundial de la Salud las personas pueden perder parte de su movilidad por: causas congénitas, adquiridas en alguna situación laborar, accidentes o enfermedades. Estas causan algunas disfunciones o ausencia de sus capacidades de orden físico, mental, intelectual, sensorial o combinaciones de ellas.

Todas aquellas personas que por las causas mencionadas; pierden parte de sus habilidades para trasladarse de un lugar a otros; debe ser evaluada individualmente para su calificación de discapacidad; con el propósito de determinar la condición, clase, tipo, grado y características física que lo afecta permanente o intermitente. Ya que cada una de ella es una barrera que implica diferentes desventajas; para participar en igualdad de condiciones en la integración a la vida familiar y social.

Las principales causas de movilidad reducida son: Las sordas, las ciegas, las sordociegas, las causas motoras que afectan a un número significativo de adultos mayores; también tenemos cualquier tipo de alteración de la capacidad cognoscitiva, la baja talla, las autistas; así como: los movimientos involuntarios, en combinación con rigidez, temblores y pérdida del equilibrio. Por último, la enfermedad: de Parkinson, pulmonar obstructiva crónica (EPOC),  fibrosis quística y la mas frecuentes en la tercera edad los accidente cerebrovascular isquémico ( ACV). Las musculares y las de origen traumatológico afectan todas las edades.




La tercera edad y la movilidad reducida

A medida que van pasando los años debes conocer tus límites y actuar en consecuencia. Esto quiere decir que tendrás que adaptar tu rutina a las necesidades individuales del momento. Si notas que los ejercicios se hacen difíciles; intenta descansar mientras te masajeas para aliviar los dolores musculares este y evitar lesiones. Por ello, es importante contar con el apoyo de un profesional adecuado; que garanticen el desarrollo integral de las personas con discapacidad de manera plena y autónoma;

Jamás renuncias a realizar diferentes tipos de terapia física para fortalecer los músculos y evitar la desaceleración del metabolismo. La fisioterapia es una excelente manera de empezar tu rutina de ejercicios; para mejoras significativas la movilidad en los adultos mayores. Luego, debes buscar la forma de añadir el ejercicio a tu vida diaria. La actividad física regular no solo mejora tu calidad de vida, sino que reduce la fatiga y el estrés. La mejor manera de comenzar es hacerlo gradualmente. Prueba con caminar solo cinco minutos al día los primeros días y aumenta el tiempo a medida que te sientas mejor. Si es posible, intenta realizar al menos 30 minutos de actividad física diaria como ejercicios suaves o terapia física.

Otra forma de conservar tu salud y una vida activas con movilidad reducida; es practicando aeróbicos acuáticos. Estos ejercicios se realizan en agua y son menos exigentes para tu cuerpo. Además, esta terapia es ideal para fortalecer la resistencia muscular y la fuerza cardiovascular, así como mejorar tu flexibilidad. Descansa bien; La falta de sueño aumenta el estrés y la fatiga en los músculos, por lo que se recomienda que descanses al menos 8 horas por día para mantener una buena salud y energía. Si sufres algunos trastornos del sueño como insomnio, apnea u otros, consulta a un especialista para saber cómo controlarlos.

, Movilidad reducida
Sentirte apoyado en tus seres queridos te ayuda a llevar la movilidad reducida

¿Qué actividad se recomienda para personas con problemas de movilidad?

Las actividades físicas son la mejor forma de ejercitar el cuerpo y mantenerse saludable. Sin embargo, para aquellas personas que tienen problemas de movilidad, algunos ejercicios pueden ser más difíciles de realizar. Por eso se recomienda probar una variedad de actividades para encontrar aquella que les resulte más apropiada y segura. Algunas de ellas pueden ser, establecer metas realistas, con objetivos a corto plazo para la actividad física, como caminar unos minutos al día. Si ya ha alcanzado su objetivo a corto plazo, establezca un objetivo a largo plazo más ambicioso.

Se recomienda planificar los ejercicios que son de prioridad; coloque un recordatorio en su teléfono para hacer actividades físicas los días que tenga que hacerlo. Comience poco a poco; Haga solo aquello que sea seguro y confortable para usted. No se exija demasiado, aumente gradualmente cuando esté preparado. Involucre a otros invitando a un amigo, vecino o familiar a ejercitarse con usted para tener compañía y motivación. Además, es importante ser consistente con sus rutinas de ejercicios para obtener los resultados deseados; use tecnología

Una excelente actividad para las personas con movilidad restringida es la acuaterapia, ya que el agua le proporciona al cuerpo un soporte adicional; que permite realizar ejercicio sin el temor a sufrir una lesión. Esta terapia ofrece flexibilidad y resistencia para ejercitar los músculos sin la gravedad presente en otros entornos. También es útil para aliviar muchas dolencias musculares, que aparecen en todas las edades y etapas adultas. Además de facilitar la realización de ejercicios, el calor del agua provoca una relajación estimulante que contribuye al bienestar del individuo.

, Movilidad reducida

¿Cómo llevar una vida activa y sana?

Es cierto que los hábitos saludables cuentan mucho en la vida de una persona; es importante tenerlos en cuenta para llevar un estilo de vida activo y saludable. Esto se puede lograr con pequeños pasos y cambios. Empezar haciendo ejercicios de manera regular nos ayuda a mantener el organismo en forma. Para esto, lo ideal es elegir actividades que se ajusten a nuestras condiciones físicas y económicas; puede ser desde una clase de baile en tu comunidad; comprar un equipo moderno para ejercitase, salir a caminar o andar en bicicleta. Todo aquello que nos ayude a estar en movimiento y agregue entretenimiento a nuestro día a día.

Por otro lado, hay que tener en cuenta la alimentación saludable; esto significa comer variado y evitar exagerar en las porciones. Otra recomendación es tratar de ingerir los alimentos principalmente en su estado natural. Es decir, ingerir frutas, vegetales, intenta reducir el consumo de sal y azúcar, incluye los granos enteros cada día; de esta manera, daremos a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios para mantenernos sanos y fuertes. Una manera sencilla de mantenerte saludable es no fumar; el tabaquismo no solo afecta tu salud respiratoria; sino que reduce tu resistencia y hace que te canses con más facilidad.

También es fundamental tu bienestar mental y emocional.  Siempre debes beber mucha agua para mantener hidratado el cuerpo. Además, deberías participar de actividades sociales para mejorar tu bienestar emocional. Puedes visitar amigos, hacer nuevas amistades y participar en grupos en los que compartas intereses. Otra excelente idea es practicar la meditación, baile; estas prácticas ayudan a mejorar la concentración y relajación. Finalmente usar dispositivos como las sillas de ruedas, andaderas, bastones; que te permiten sentirte seguro y cómodo durante tus actividades diarias.




Actividades o ejercicios para un estilo de vida activo

Existen muchos ejercicios y actividades para tener un estilo de vida activo. Realizar ejercicio físico es indispensable para mantener un buen estado de salud y fortalecer el cuerpo. Los estudios han demostrado que levantar pesas, caminar o correr; pueden mejorar la fuerza muscular y el sistema cardiovascular. También es importante escoger actividades deportivas que se disfruten como el fútbol, el baloncesto o el tenis, porque así es más probable que una persona desee volver a hacerlas y lograr enriquecer su rutina diaria.

Además de estas actividades, hay diez consejos básicos para llevar un estilo de vida activo. Estos consejos incluyen caminar al trabajo o estudiar, tomar las escaleras en lugar del ascensor, comer tres comidas equilibradas al día, evitar los alimentos procesados, beber mucha agua, dormir al menos ocho horas al día, eliminar el estrés y también practicar meditación.

Finalmente, cabe destacar la importancia de socializar con otras personas, realizar actividades creativas, divertirse y aceptar retos nuevos. Siguiendo todos estos consejos y el ejercicio físico regularmente, será posible tener un estilo de vida saludable y activo.

¿Cómo mejorar la movilidad en personas mayores?

Para mejorar la movilidad en personas mayores; se pueden implementar varios métodos. Uno de ellos es la terapia física; que implica ejercicios específicamente diseñados para fortalecer los músculos, aumentar el rango de movimiento y reducir la rigidez. Otra forma de mejorar la movilidad es mediante la terapia ocupacional. Este tipo de terapia tiene como objetivo ayudar a los ancianos a realizar sus actividades diarias sin dificultad.

Por último, conseguir una buena movilidad también se puede lograr mediante la incorporación de diversos dispositivos auxiliares, tales como andadores, bastones o sillas de ruedas. Estos dispositivos ayudan significativamente a mejorar la capacidad funcional y disminuir la fatiga relacionada con la movilidad. Unirte a un grupo de emprendedores jubilados es ideal para reinventarse y salir de situaciones estresantes.

Beneficios de la actividad física para las personas con movilidad reducida

La actividad física es esencial para mantenerse saludable; para las personas con movilidad reducida; los beneficios pueden ser significativos. Los ejercicios regulares ayudan a mantener la fortaleza muscular, el equilibrio y la flexibilidad; mejoran la función cardíaca, respiratoria y digestiva; contribuyen a una mejora en la calidad de vida general. Además, se ha observado que la actividad física puede ayudar a aliviar la depresión, la ansiedad y la fatiga.

Es importante que las personas con movilidad reducida busquen un programa de actividad física adecuado; para que puedan adaptarlo a sus necesidades personales. El programa debe estar diseñado para favorecer la movilidad y la funcionalidad del cuerpo de la persona; respetando siempre sus límites. El ejercicio no debe ser una frustración; pero sí una herramienta para mejorar el bienestar.

Además del bienestar físico, la actividad física también mejora el bienestar emocional. La actividad física libera endorfinas; hormonas que ayudan a disminuir el estrés y la ansiedad, y estimulan la motivación y la energía. Esto promueve la regulación emocional, mejora la autoestima y ayuda a combatir la depresión.

Finalmente, la actividad física también puede mejorar las relaciones sociales. Las personas con movilidad reducida encontrarán beneficios en participar en grupos de ejercicio; lo que les ayudará a sentirse parte de la comunidad y les ayudará a conectar con amigos, familiares y compañeros de ejercicios.

En conclusión, la actividad física ofrece muchos beneficios para las personas con movilidad reducida; mejorando su salud física, emocional y mental, así como sus relaciones sociales.

(Visited 50 times, 1 visits today)

Deja un comentario